jueves, 13 de noviembre de 2014

Discriminación en el Mundial Femenino de Fútbol 2015




     Para los que no lo sepáis, el próximo año 2015, entre el 6 de Junio y el 5 de julio,  se celebrará en Canadá el Mundial de Fútbol Femenino, y por primera vez la selección española se ha clasificado para un evento de este calibre. 
     Me quiero hacer eco de algo que me sorprende que no está teniendo mucha o ninguna  repercusión mediática, a pesar de la trascendencia que suele tener un evento de estas características. El hecho es, que se obligue a las selecciones a jugar en césped artificial y no natural en contra del deseo de las jugadoras y  las federaciones.
     La repercusión que está empezando a tener el fútbol femenino pienso que es causa suficiente para que, por lo menos, se intente equiparar un mundial femenino a uno masculino. En el resto del día a día del fútbol entiendo que las diferencias entre masculino y femenino son, ahora mismo, tan grandes que los pasos hacia la igualdad son pequeños, pero van avanzando.
     Quiero hacer constar que yo no estoy en contra de los campos de hierba artificial, de hecho juego y entreno todas las semanas en este tipo de superficie y sin problema. Pero tengo que reconocer que como jugar en la hierba natural (bien cuidada, claro) no hay comparación. En hierba natural  el riesgo de lesiones es menor, ya que el impacto es amortiguado. Las caídas no producen quemaduras, etc. Los campos de hierba artificial están bien y han sido la salvación de muchos clubes que tienen categorías base, ya que permiten que se juegue/entrene durante todo el día, todos los días de año.
     No quiero centrarme en si es mejor la hierba artificial o la natural, eso a fin de cuentas es otra discusión. Lo que me parece mal,  es que en un campo donde no jugarían los profesionales del fútbol hombres, si OBLIGUEN a jugar a las mujeres, que no son tan profesionales, pero que se esfuerzan cada semana en ser tan o más profesionales que los hombres. Quiero ver yo lo que pasaría si la FIFA "solamente" plantease jugar un mundial masculino en este tipo de superficie ... saltaría todo el mundo de sus sillones y pondrían el grito en el cielo, pero todos, desde jugadores, pasando por entrenadores, presidentes de clubes, hasta los mismos periodistas que parece que no le dan mucha bola a esta, con todas las letras DISCRIMINACION.
     61 Mujeres, capitanas, entrenadoras y grandes jugadoras, visto que su protesta ante la FIFA no da resultado, han presentado una demanda contra esta medida en los tribunales de justicia. Y a la FIFA no se le ha ocurrido otra cosa que amenazarlas con que no serán convocadas por sus selecciones. La FIFA en su línea ...
     La FIFA, en su todo poderosa posición de mando en el fútbol mundial, debe de entender que el futuro del fútbol también pasa por el fútbol femenino y no solo debe centrarse en el masculino. Un mundial de fútbol femenino, es un escaparate en el que miles de niñas verán como se juega al fútbol, como chicas como ellas son capaces de hacer regates imposibles , tiros impresionantes y paradas increíbles. Por esta razón se debe de equiparar lo posible un mundial de futbol femenino a uno masculino. Ya no digamos en los derechos televisivos, pero si por lo menos en un mínimo: el campo de juego. Y si en uno se juega en hierba natural el otro no puede ser menos. Además el mundial se juega en solo 6 estadios. No creo que el gasto en reponer esos seis céspedes sea tan costoso como para que FIFA no pueda costearlo.
     Os animo a todas a jugar al futbol, olvidándoos de estos elementos que hay en la gerencia del futbol mundial. Tenemos en España a la recién nombrada balón de oro del futbol mundial femenino, Vero Boquete, un ejemplo para todas las chicas que juegan al fútbol.
      Pero mucho me temo chicas, que el mundial se celebrará en césped artificial. La FIFA ya sabemos todos como se las gasta, o sea, "a su puta bola" (perdón por la expresión). Ojala llegue a buen puerto vuestra más que justa, JUSTÍSIMA reclamación. Desde aquí, todo mi apoyo.

                                                                                  Moncho ... para los amigos