miércoles, 16 de septiembre de 2015

Empatía para el Toro de la Vega


Ahora que ha terminado la "fiesta" denominada "El toro de la Vega " en el municipio de Tordesillas, voy a expresar mi opinión. Me he pensado mucho si ponerla o no ponerla, sobre todo por las opiniones tan extremas que hay ahora mismo en la red, pero finalmente me ha ganado mi derecho a expresar lo que yo pienso. Ya os adelanto, no soy pro ni anti, lo que voy es a tratar de ponerme en el "pellejo" de ambos. 

Actualmente la sociedad, ya no española, sino mundial, se ha apuntado a la moda de las redes sociales y basta que una persona exprese una opinión, normalmente muy extrema, para que 100.000 le den al "like", se sumen a ese carro y esa primera persona crea que está en posesión de la verdad absoluta, se convierta en el nuevo Mesías del mundo virtual y empiece a insultar y amenazar a los que no piensan como él.  

Esta nueva sociedad podríamos llamarla "la sociedad/cultura del Salvame" (en referencia al programa de televisión), todos opinamos de todo, todos sabemos de todo, pero NADIE  se pone en la piel del de al lado y todos pegamos gritos a mansalva sin finalmente oír lo que los demás opinan.

Estos días, amigos míos han puesto verdaderas barbaridades en redes sociales, con insultos, fotos desagradables, etc.. Señores... una cosa es poner una noticia, una opinión y otra las salvajadas que he leído. Pero lo que realmente pasa es que nadie se pone en la piel del contrario. Empatía.

EMPATIA: es la capacidad cognitiva de percibir, en un contexto común, lo que otro individuo puede sentir. También es descrita como un sentimiento de participación afectiva de una persona en la realidad que afecta a otra.

Aquí el problema es que nadie, ni unos ni otros, se ponen en el lugar del otro y no intentan saber que es lo que el otro puede sentir.

Los que me conocen, saben que no estoy a favor del maltrato animal, por ese lado estoy a cubierto de las críticas que sé que voy a recibir, y no por estar a favor, sino por no estar en contra.

A los que están a favor, les diría, ponte en la piel del animal, ¿verdad que no te gustaría que te lo hiciesen?, la respuesta es obvia, claro que no. No hace falta más. Pero claro ellos me dicen es que yo en mi casa hago lo que quiero y nadie de fuera tiene que venir a darme lecciones de nada. Pues también es cierto.

A los que están en contra, les diría, es algo que se ha hecho toda la vida en ese pueblo, porque ahora os vais a meter en algo que todo un pueblo acepta, y además tu que no eres de este lugar, vienes a imponerme tus pensamientos. Me dirán es que van a matar a ese animal. Pues también es cierto.       

En esa cultura del Salvame los denominados "animalistas", unos 300 según las informaciones (que nadie me salga con que son 1000 o 2000, no es el tema) y venidos de toda España, han querido paralizar una "fiesta" (yo no le daría esa denominación, pero bueno), de todo un pueblo de 9.000 personas. 9000 Personas que libremente han decidido realizar ese acto, que por mucho que nos duela es particular de ellos. Si no quieres asistir, no asistas, protesta de las formas que entiendas legales, pero no puedes ir a casa de nadie a insultarle. Lo que hay que hacer en este caso, es: La gente de Tordesillas, los del lugar, no los de fuera, que no estén de acuerdo, iniciar las acciones políticas, porque legales ya se sabe no hay posibilidad (se ha intentado), para que el organismo responsable de la celebración (supongo que el Ayuntamiento) cambie de opinión y acuerde la no celebración del evento.

A los Tordesillanos, les diría que, estamos en el siglo XXI y que hay costumbres que deben de ir hundiéndose en los anales de la historia. En estos tiempos de buenismos y actos políticamente correctos, por mucho que nos duela, perder una costumbre de este tipo es necesario, desprendernos de ciertas mochilas y avanzar. Sería necesario crear una nueva fiesta y que las generaciones actuales creen sus propias y nuevas costumbres acordes con los tiempos actuales.

Y a los que inundan las redes sociales de fotos de toros muertos, de insultos y de amenazas, de memes metiéndose con un pueblo, les digo también, que no por opinar de una forma en la red, que no por tener 50 likes, tienes la posesión de la verdad absoluta. Por cada uno que opinamos de una forma y lo expresamos en redes sociales, hay 10 que no piensan lo mismo y que tampoco lo publican en la red. Me dirás, es mi muro y en mi muro pongo lo que quiero, ...cierto, lo mismo que la gente de Tordesillas. Por lo que si seguimos todos en esas trincheras de nuestra verdad absoluta, no habrá forma de llegar a un acuerdo. Debemos ponernos en la piel del otro, y unos y otros intentar comprender al de enfrente.

Finalmente, cada uno tiene su verdad, cada uno tiene su opinión y cada uno lo expresa como quiere. Pero lo realmente difícil, es ponerse en el pellejo del que no opina como nosotros. Eso si es difícil, y más en estos tiempos, que como no opines como la mayoría puedes ser insultado y amenazado.

Moraleja: más empatía y menos vocerío.

Moncho ... para los amigos