jueves, 10 de noviembre de 2016

La Guerra de los Deberes. ¿Deberes Si o No?



           Después de un tiempo sin escribir, por no encontrar un tema que me hiciese nacer la necesidad de expresar mis pensamientos. Ayer, me saltan a la cabeza dos. También es casualidad antes nada y ahora dos de golpe. La denominada "guerra de deberes" y la victoria presidencial de Donald Trump en Estados Unidos. Pensando, pensando me he inclinado por la guerra de deberes, por ser un tema que me atañe más personalmente.

          Después de leer la carta abierta de la maestra de Ayamonte, Fatima Javier, que tanta repercusión ha tenido mediáticamente, en la que ataca a la CEAPA, como convocante de la huelga de deberes. Y varios artículos de opinión en la que diversos escritores y periodistas atacan la huelga. Me siento en la necesidad de expresar mi opinión, que en cierta medida está de acuerdo con ambos.

          Primeramente, indicar que los padres tienen su derecho a plantear esta huelga y los profesores, en mi opinión no tienen porque sentirse atacados por la misma. El problema de ambos es que no se ponen en la piel del otro.

         Quiero exponer una serie de reflexiones, y aclarar antes, que estas se refieren a niños de 10/11 años en adelante, la escuela infantil es otra cosa.

1º.- ¿Son necesarios los deberes?

                Mi opinión, en todo caso entiendo que SI. Como refuerzo a lo hecho en clase, pero de una forma ordenada y cuantitativamente regulados. Lo que no puede ser es que España sea el país donde más deberes se ponen.

                Los padres deben de entender que ese refuerzo es necesario, todos sabemos, porque hemos pasado por ello, que con lo dado en clase no llega para fijar los contenidos que más tarde serán exigidos en los exámenes.

                Los profesores deben de entender que si un niño tiene al día 5 clases con 5 profesores diferente y todos ellos mandan deberes para casa, a 1 hora por profesor, mi hijo que sale de clase de la ESO a las 6 de la tarde, terminará de hacer los deberes a las 11 de la noche.

Reflexión: En los tiempos que corren esto no debería de ser posible. La conciliación familiar, algo tan manido últimamente, "obliga" o debería obligar, a que los niños y los padres compartan un tiempo, que ahora mismo es negado por los trabajos de los dos progenitores. Cuando un niño termina a las 11 de la noche de hacer los deberes el compartir tiempo con sus padres no es "operativo".

2º.- ¿Como deberían de ser esos deberes?

          Mi opinión. Los deberes actualmente deberían ser interactivos. En los tiempos de la informática, los niños están habituados a los impulsos visuales, pues debemos hacer que los contenidos sean fijados de esa forma. Ejemplo, aun niño que tiene que aprender en clase de Ciencias, los árboles, las hojas, etc. de poco vale ponerlo delante de un libro y a memorizar, es mejor que salga al monte, si es con sus padres mejor, a coger hojas, a fotografiar árboles, etc. y luego plasmar esa salida de forma analógica, digital o virtual.

3º.- Las actividades extraescolares

          Ahora mismo las actividades extraescolares están pensadas como una serie de guarderías para que los niños no estén en casa mientras sus padres no llegan del trabajo. Todos conocemos casos en los que los niños salen del comedor escolar a las 4 y no llegan a casa hasta las 8, enlazando clase particular, futbol y baile (es un ejemplo). Todo este tiempo que los padres nos hemos quitado a nosotros mismo al trabajar los dos, se lo hemos quitado a nuestros hijos al ocuparlos en estas actividades. Y este tiempo antes era utilizado para hacer deberes. La suma del tiempo de actividades extraescolares y las 5 horas que necesitan los deberes, hacen que las 24 horas del día sean insuficientes, ya no para conciliar la vida familiar, si no para cualquier actividad en común en casa.

          De la misma forma, los padres debemos inculcar a los niños que el ir al colegio y todo lo que ello implica es su "trabajo", como los mayores tenemos el nuestro, y los deberes si son puestos son para hacerlos. Que los profesores son sus "jefes" como los mayores tenemos los nuestros y les deben respeto. No por esto los maestros deben de sentirse desautorizados cuando un padre decide que su hijo no haga los deberes, en ese caso el padre es el responsable y se supone que ha tomado esa decisión sopesadamente, y si no es así, repito el responsable es el  padre.

          Los profesores deberían de comprender toda esta problemática, y no atendiendo a su libertad de cátedra, ir por libre. Si a un profesor de matemáticas solo le importan las matemáticas y no piensa en cómo, el hacer 3 horas de matemáticas de deberes, afectan al niño, es que tiene un problema y desgraciadamente ese problema se lo pasa al niño y el niño a los padres, y esto afecta a la familia, y en eso estamos actualmente.

          La figura del tutor debería de servir no solo para el momento de que los padres vamos a hablar con él informarse con los otros profesores a ver si hay algún problema o cómo va el asunto. Debería de ejercer de punta de lanza de un grupo de profesores. Coordinar sus metodos de trabajos para que los niños trabajen en clase y trabajen después con unos deberes acordes a la vida que es necesaria para los niños.

          Los padres y los profesores tiene que entender que son piezas de un engranaje que sirve para dar educación y conocimientos a un niño, que es necesario que tengan comunicación para dar solución a los problemas que esto acarrea, y apoyarse mutuamente delante de los niños, que como si de un matrimonio se tratase, tratan de enfrentar a papá y mamá.

          Finalmente pienso que lo que necesitamos es que nuestros hijos tengan un tiempo para estudiar, un tiempo para hacer deberes, un tiempo para disfrutar y estar con sus padres y un tiempo para descansar. No podemos tener niños que lleguen a casa para cenar e ir para cama. Necesitamos niños felices, que deseen estudiar, que quieran leer y que quieran hacer deporte y puedan salir a hacer actividades con sus padres.

          Para esto los padres y los maestros debemos ir de la mano, cada uno poniendo su granito de arena y ayudando al otro como una pareja que trata de educar a un hijo, que además es el mío. Y que dentro de un tiempo, el profesor pasará, pero el resultado de que ese profesor y yo nos hemos comunicado y hemos trabajado juntos es que MI HIJO será una persona respetuosa y respetada y que podrá hacer frente a la vida cuanto nosotros, el maestro y yo, no estemos.

          Y vosotros que opináis, ¿deberes Si o No?