jueves, 8 de junio de 2017

Fundación Amancio Ortega, ¡¡¡GRACIAS!!!



     Los que leéis  habitualmente mi blog, sabéis que necesito una motivación y un tema que me revuelva las tripas para escribir. Cuando pensé que mi capacidad de asombro con la naturaleza humana había llegado a su tope, con la pregunta de un senador al gobierno de "¿Qué protocolos tiene adoptados el gobierno ante la posibilidad de un apocalipsis zombi?". Hoy me desayuno con un artículo en el diario "El Mundo" en el que varias asociaciones para la ""defensa de la Sanidad Pública"", muestran su rechazo a las donaciones que la "Fundación Amancio Ortega" está haciendo a varias autonomías para invertir en maquinas de diagnóstico y tratamiento sanitario. El artículo concretamente es este:

     
     Mi primera impresión fue de rabia,  o ira, no lo sé, la segunda de extrañeza y la siguiente incredulidad. Vuelvo a leer el artículo hasta tres veces y empiezo a ver cómo, desgraciadamente, funciona este país.

     Está visto que en "este nuestro país", está mal visto (valga la redundancia) que tengas éxito y ya si tienes éxito y quieres ayudar a tus congéneres te vuelves el peor de los enemigos del pueblo. Acaso el Sr. Amancio Ortega tiene que darme a mi explicaciones de sus negocios, de cómo paga sus impuestos, de cómo invierte sus ganancias... Yo creo que no, para eso los gobiernos tienen los organismos del estado que deben velar porque el Sr. Amancio Ortega cumpla como los demás cumplimos nuestras obligaciones como ciudadanos españoles.

     A partir de ahí. Este señor, que como se suele decir, "tiene el dinero por castigo" piensa: "Voy a donar parte del dinero que gano, para que las personas "de a pie" en lugar de esperar 60 días por una prueba diagnóstica de una enfermedad grave, tarde 30 días". Para mi entender y así sin pensarlo mucho, me parece una postura empática, altruista y generosa. Lo malo viene después cuando las personas que rigen unas asociaciones para la defensa de la sanidad pública, y que por lo visto no es lo mismo que para la defensa de los usuarios de esa sanidad pública. Hacen gala de no tener esa empatía con esos enfermos, y se permiten criticar estas donaciones porque no vienen por los conductos que ellos manejan.

     En el artículo se hace mención a que la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Aragón, explica: - No es necesario "recurrir, aceptar, ni agradecer la generosidad, altruismo o caridad de ninguna persona o entidad".

     Como, una asociación que está dentro del ámbito de la Sanidad, puede decir que: No es necesario "recurrir, aceptar, ni agradecer la generosidad, altruismo o caridad de ninguna persona o entidad".

     SEÑORES, es necesario RECURRIR a todos los medios que nos permitan salvar vidas. Es necesario ACEPTAR todos los medios a nuestro alcance y más. y es de AGRADECER siempre, siempre, siempre la GENEROSIDAD, EL ALTRUISMO Y LA CARIDAD, como personas que somos y que en el caso de esta asociación que vela por la sanidad, es decir el bienestar de los pacientes enfermos.

     En el mismo comunicado de rechazo, dicen: "Aspiramos a una adecuada financiación de las necesidades mediante una fiscalidad progresiva que redistribuya los recursos priorizando la sanidad pública".

     SEÑORES, eso no hay duda de que lo queremos todos, para eso no nos hace falta hacer una asociación en cada comunidad autónoma, es de sentido común. Pero si además de ese deseo, podemos apoyarnos en las personas que por su posición y altruismo nos pueden ayudar, no dudemos de apoyarnos en ellos. Un banco es más fiable con cinco patas que con cuatro.

     Dicen asimismo que las empresas que hacen estas donaciones quieren lavar su imagen. Ojala todas las multinacionales españolas quieran lavar su imagen, y con este lavado, la sanidad, la educación y las carreteras fueran mejores.

     Sería muy fácil y demagógico decir, oiga si usted no quiere esta donación, en el momento que tenga un cáncer y necesite la máquina que se ha comprado renuncie a ella, pero creo que nadie renunciaría. Yo cuando voy a un hospital lo que menos me pregunto es ¿Quien habrá comprado esta máquina?. Hago uso de ella y doy gracias a los que las utilizan, no voy más allá, para mí el que va más allá es que quiere algo, busca algo o quiere revolver algo. De hecho, en el artículo se nombra a la Federación de Asociaciones para la defensa de la Sanidad Pública, que indica que "hay que hacer una política fiscal más ajustada", eso es indudable, pero no creo que las asociaciones en defensa de la sanidad pública, tengan que rechazar una ayuda a esa sanidad venga de donde venga.

      Para terminar yo les diría a la Federación de Asociaciones para la defensa de la Sanidad Pública, a las Asociaciones para la defensa de la Sanidad Pública de Aragón, Canarias, País Vasco y Galicia, que son las que se nombran en el artículo, que luchen por eso que dicen de: "Aspiramos a una adecuada financiación de las necesidades mediante una fiscalidad progresiva que redistribuya los recursos priorizando la sanidad pública", que tan rimbombante queda y tan idílico parece. Pero que dejen, a los ciudadanos y entidades como la "Fundación Amancio Ortega", que quieren ayudar, a que, mientras ellos no consiguen eso que anhelan, los ciudadanos de a pie tengamos una máquinas en la sanidad pública que nos ayuden a detectar enfermedades y a que los tratamientos no lleguen tarde cuando ya las personas han fallecido.

     Por mi parte, a D. Amancio Ortega Gaona y a la "Fundación Amancio Ortega":

¡¡¡GRACIAS!!!

     Como dice el título de este blog, hoy más que nunca:  PENSAMIENTOS DE UNA PERSONA ¿NORMAL?

                                                                              Moncho... para los amigos